miércoles, junio 10, 2009

Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

.
.
.
.

.
.
.






¡Me declaro vivo!



Saboreo cada acto. 


Antes cuidaba que los demás no hablaran mal de mí,

entonces me portaba como los demás querían

y mi conciencia me censuraba.
Menos mal que a pesar de mi esforzada

buena educación siempre había alguien difamándome.



¡Cuánto agradezco a esa gente
que me enseñó 
que la vida no es un escenario! 

Desde entonces me atreví a ser como soy. 
 



El árbol anciano me enseñó 
que todos somos lo mismo.
Soy guerrero: mi espada es el amor, mi escudo el humor, 

mi hogar la coherencia, 
mi texto la libertad.
Si mi felicidad resulta insoportable,
discúlpenme,
no hice de la cordura mi opción. 

Prefiero la imaginación a lo indio,
es decir inocencia incluída.


Quizás solamente teníamos que ser humanos.
Sin Amor nada tiene sentido,
sin Amor estamos perdidos,
sin Amor corremos el riesgo de estar de nuevo

transitando de espaldas a la luz.
Por eso es muy importante que sea
el Amor 
lo único que inspire tus actos.



Anhelo que descubras el mensaje
que se encuentra detrás de las palabras;
no soy un sabio, 
sólo un enamorado de la vida.

La mejor forma de despertar es hacerlo
sin preocuparse porque nuestros actos 

incomoden a quienes duermen al lado.

La meta no existe, el camino y la meta son lo mismo.

No tenemos que correr hacia ninguna parte,
sólo saber dar cada paso plenamente.



Cuando somos más grandes que lo que hacemos,

nada puede desequilibrarnos. 

Pero cuando permitimos que las cosas
sean más grandes que nosotros,
nuestro desequilibrio está garantizado.


Quizá sólo seamos agua fluyendo; 

el camino nos lo tenemos que hacer nosotros.
Más no permitas que el cauce esclavice al río, 

no sea que en vez de un camino tengas una cárcel.




Amo mi locura que me vacuna contra la estupidez.

Amo el amor que me inmuniza
ante la infelicidad 
que pulula por doquier,
infectando almas 
y atrofiando corazones. 



La gente está tan acostumbrada a ser infeliz, 

que la sensación de felicidad 
les resulta sospechosa. 


La gente está tan reprimida,
que la espontánea ternura 
le incomoda y el amor le inspira desconfianza.


La vida es un canto a la belleza, 

una convocatoria a la transparencia.


. . .

OS PIDO PERDÓN . . . PERO ….

¡ME DECLARO VIVO! 




Chamalú. 
Indio Quechua




4 comentarios:

Andres Schuschny dijo...

Mariní!! Excelente!! Te agradezco el poema. Tan aleccionador, tan vibrante, tan esencial!!!
abrazo-t
andres

ABRAXAS CADIZ dijo...

Querida Mariní, esto es sabiduría, nacida de la sencillez de vida, de la reflexión auténtica y de la simple observación de la actual situación que desgraciadamente nos rodea.

Sabio indio quechua, al que prefiero escuchar antes que a doctos profesores y a astutos fariseos.

Gracias por tu regalo. Merece conservarlo... en el corazón.

Un beso

María Magdalena dijo...

Gracias por este video Marini, simple y transmisor....
es como ver en la imagen....
"despertando aquello que estaba durmiendo, haciendose oir en susurros, y ahora CANTA hacia todas las direcciones!" EL CORCHO SE DESTAPO Y DERRAMA EN CONTINUOOO

Abrazoooo


María Magdalena

Mariní dijo...

Encuentro este poema nuevamente y vuelvo a reafirmar mis convicciones...
de nuevo,,,
y agradezco sinceramente que compartan conmigo esta lección de camino
claro y concreto,
y me lo digan aquí.

abrazos para los tres

Mariní