sábado, julio 04, 2015

de la nueva vida

  

"... No hay nada que me cuente de ti como esa humedad..."






Tengo que ir de compras. Es imperioso que lo haga. 
Necesito zapatos de tacones muy altos. Para cambiar sola las lamparitas. 
Necesito un sacacorchos que destape botellas de malbec sin tener que hacer mucha fuerza.
Necesito un destornillador y unos clavos y un martillo. Dentro de lo posible, acompañados por un manual de instrucciones.
Necesito un tapa ojeras infalible y un rimmel a prueba de lágrimas. 
Necesito una olla pequeña. Tan pequeña como para cocinar una ración solitaria. 
Necesito valor para terminar una botella de whisky olvidada en el arcón, sin que me arda la garganta ni me llore el corazón. 
Necesito un borrador de fotos, números de teléfono, imágenes y sonidos que aún pululan por mi cabeza.
Buenas noches, señor vendedor. Voy a llevar 200 gramos de olvido.









título encabezado : leído en facebook
 imagen : Seung Mo

( vía Andrea Rodri )

 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"Alguien dijo que el olvido está lleno de memoria, pero también es cierto que la memoria no se rinde. Dos por tres suenan como campanitas en el ritmo cardíaco y una escena se hace presente en la conciencia como en una pantalla de televisión"
Mario Benedetti ("Echar las cartas").

Un abrazote. Feliz lunes.
Mariola

Mariní dijo...

..es cierto Mariola... la Memoria no se rinde y eso es un trabajo extra que nadie enseña como sacar la inercia de campanitas sonando y sonando....
Hermoso Texto, ! ya lo subiré!

buen lunes para vos!

aquí mucho frio.

Mariní

...