viernes, enero 21, 2011

solo una mente que es capaz de amar

.
.
.... sabrá lo que es vivir .

pacíficamente”






y sOLO una mente que está quieta ,
es una mente religiosa .
Y es sólo una mente religiosa la que puede averiguar,
o estar en un estado de creación .
Y sólo una mente así puede traer paz al mundo .
Y esa paz es tu responsabilidad,
es responsabilidad de cada uno de nosotros .
No del político ,
ni de soldado ni del abogado,
tampoco del empresario ni del Comunista o del Socialista .
De ningún otro .
Es tu responsabilidad cómo vives ,
cómo vives tu vida cotidiana .
Si quieres paz en el mundo tienes que vivir pacíficamente ,
no odiando a los demás,
no siendo envidioso,
no buscando el poder ,
no alentando la competencia.
Porque al liberarte de todo esto tienes amor.
Y sólo una mente que es capaz de amar,
sabrá lo que es vivir pacíficamente .












“And it is only a mind that is still, that is a religious mind. And it is only the religious mind that can find out, or be in that state of creation. And it is only such a mind that can bring about peace in the world. And that peace is your responsibility, responsibility of each one of us, not the politician, not the soldier, not the lawyer, not the businessman, not the Communist, Socialist, nobody. It is your responsibility, how you live, how you live your daily life. If you want peace in the world you have to live peacefully, not hating each other, not being envious, not seeking power, not pursuing competition. Because out of that freedom from these you have love. It is only a mind that is capable of loving, that will know what it is to live peacefully.




~ imagen : elaine ellie gustafson ~
~ texto: j. krishnamurti, november 18,1965 ~
~ video: you are powerfull project human ~



Encuentros de meditación taoísta del TAI CHI PAI LIN : Sentar en la Calma/ Tao In a través de ejercicios sencillos para poder entrar en la serenidad

Mariní, Maestra de Tai Chi Pai Lin : click aquí
.
.
.
.
.
.
.
.
.

.
.
.

2 comentarios:

Guzmán. dijo...

Jiddu Krishnamurti y Nitya.

Mi hermano ha muerto;
éramos como dos estrellas en un cielo desnudo.
Él era igual que yo:
la piel tostada por el cálido Sol
en la tierra de suaves brisas,
oscilantes palmeras,
y ríos de agua fresca;
donde son innumerables las sombras,
y hay cotorras y papagayos de vivos colores.
Donde las copas verdes de los árboles
danzan bajo la refulgente luz del Sol;
donde hay dorados arenales
y mares de color verde azulado:
donde el mundo vive bajo el peso del Sol,
y la tierra cocida es marrón mate;
donde el arroz verde
centellea cautivador en las aguas limosas,
y los cuerpos tostados, desnudos, brillan
libres en el resplandor deslumbrante.
La tierra
de la madre que amamanta a su hijo al borde de la carretera;
del devoto amante
que trae en ofrenda vistosas flores;
del santuario a la orilla del camino;
de intenso silencio;
de paz inmensa.
Murió;
lloré en soledad.
Allá adonde iba, oía su voz
y su risa alegre.
Buscaba su rostro
en cada caminante
y a cada uno preguntaba si había visto a mi hermano;
pero ninguno de ellos podía darme consuelo.
Rogué,
recé,
mas los dioses guardaban silencio.
No me quedaban ya lágrimas;
no me quedaban sueños.
Lo busqué en todas las cosas,
en todos los países.
Lo oía en el susurro unísono de los árboles
llamándome a su morada.
Y luego,
en mi búsqueda,
apareciste Tú,
Señor de mi corazón;
sólo en Ti
vi el rostro de mi hermano.
Sólo en ti,
mi eterno Amor,
veo los rostros
de todos los vivos y de todos los muertos.

El Canto de la Vida, 1931.
Krishnamurti 100 años de Sabiduría, Evelyne Blau.
http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/

Mariní dijo...

Guzmán! gracias por tu aporte! vi tu sitio, y me pareció muy interesante.

Un saludo