miércoles, julio 20, 2016

La espiral primordiaL?




"Lo mas bello que podemos experimentar 

es lo misterioso"

Einstein







Nos resistimos tozudamente a aceptar que somos vínculo. Que no tenemos una existencia previa a las relaciones que nos constelan. Que somos relaciones en movimiento. 

Nacemos del misterioso entramado de nuestras familias y linajes; somos arrastrados por las inconscientes corrientes colectivas del deseo; 
nuestros pensamientos no pueden ir más allá del campo trazado por los sistemas de creencias y la estructura del lenguaje.

Somos producto del torrente genético, de la prodigiosa evolución de las especies. Y por detrás de estos asombrosos entramados, las estrellas y los planetas ordenan irrevocablemente nuestras vidas con sus inmensos e incomprensibles movimientos.
Sabiendo todo esto aún pretendemos ser entidades independientes.
 ¿Existen otros niveles de conciencia más allá del yo? 
¿Puede manifestarse en nosotros la maravillosa inteligencia vincular que está en nuestro origen?
 ¿Es posible que tan solo seamos vehículos de relaciones infinitas, en un movimiento que no tiene fin? 
Estas preguntas han dejado de ser metafísicas, “espirituales” o propias de algunos pocos individuos. Vivimos un tiempo que nos exige cambiar radicalmente nuestro enfoque de la realidad.














 - Texto Eugenio Carutti